En  una conferencia de prensa organizada por senadores demócratas y el Concilio nacional de la raza, la niña que grabó mientras agentes de inmigración se llevaban a su padre relató esa experiencia y habló de sus metas.

Hace un mes, Fátima Avelica, de 13 años, sollozó desconsoladamente mientras agentes del Servicio de Migración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) detuvieron a su padre  en frente de su secundaria, la Academia Avance en Highland Park.

“Mi padre fue detenido en frente de mí, en camino a la escuela”, dijo la joven. “Es lo más difícil que me ha tocado ver. Aun así, yo fui a la escuela porque mi padre me enseñó a valorar la educación”.

Portando la medalla que recibió al completar el Maratón de Los Ángeles, la niña agregó, “Yo terminé el maratón gracias al apoyo de mi papá, quien me acompañó cada fin de semana en su bicicleta, justo al lado de mí, para asegurar que no me diera por vencida”.

“Cuando termine la preparatoria”, aseveró, “quiero ir a la universidad y estudiar leyes. Quiero ser abogada de inmigración. Eso es como un nuevo maratón para mí, y yo sé que lo puedo realizar. Pero necesito a mi entrenador. Necesito a mi papá”.

ICE dijo en un comunicado que Rómulo Avelica-González, el padre de la niña, fue arrestado debido a múltiples condenas anteriores. Estas incluyen haber manejado bajo la influencia del alcohol en 2009, asunto que fue resuelto hace ocho años, según las normas que existían antes de que Donald Trump se convirtiera en presidente. Avelica-González también fue detenido por manejar sin licencia. (Antes del 2015, los inmigrantes indocumentados no podían conseguir licencias para conducir).

“Mi papá ha vivido más tiempo aquí que en México”, concluyó la joven, una de casi 6 millones de estadounidenses menores de 18 años que tienen al menos un padre indocumentado. “Él conoce la vida aquí. Mis hermanas y yo no estamos dispuestas a irnos a México. Estamos aquí para quedarnos.”

El senador Robert Menéndez , un demócrata de Nueva Jersey quien ha trabajado asuntos de inmigración desde entrar al congreso en los años 90, luchó por contener el llanto mientras Fátima daba su discurso. Al dialogar con reporteros, el senador enfatizó que las historias más recientes de familias afectadas por las políticas de Trump son parte de “décadas de historias con las que hemos estado lidiando por bastante tiempo”.

No Comments