Intentó ser más conciliador y llamar a la unidad, deplorando ataques de odio, pero el presidente de Estados Unidos continúa usando premisas falsas y pintando a los inmigrantes como asesinos.

El  primer discurso del presidente Donald Trump ante el Congreso fue más bajo en decibeles y relativamente más conciliador que anteriores intervenciones, pero su contenido repitió los mismos temas de siempre sin explicar cómo logrará los aparentes milagros que propone, como por ejemplo una nueva ley de salud que “amplíe las opciones, aumente el acceso, reduzca los costos y, al mismo tiempo, proporcionen una mejor atención médica”.

Las promesas siguen siendo ambiciosas, pero los detalles sobre cómo se lograrán esos cambios hasta ahora han faltado en la Presidencia de Donald Trump.

Trump, quien invitó al Congreso a varios de los familiares de personas asesinadas por inmigrantes sin papeles -uno de sus temas más repetidos en la campaña, en la toma de posesión y ahora, en este discurso- volvió de nuevo a enfocar su atención en el pequeño grupo de indocumentados que matan, en vez de los millones que trabajan y luchan cada día para llevar sus familias hacia adelante.

Trump defiende deportación “de los malos” y pide un happy wheels demo sistema migratorio con base en méritos

Gran parte de su alocución, en la que usó frases comunes en la retórica presidencial para inspirar a la nación (“un nuevo capítulo de grandeza americana está comenzando”, por ejemplo), estuvo en directa contradicción con la realidad del tipo de lenguaje y políticas propuestas por Trump durante todo el tiempo que duró su campaña y el mes y pico que lleva gobernando.

Discurso completo (en inglés) del presidente Donald Trump ante el Congreso

Trump comenzó deplorando los ataques a cementerios judíos y el asalto armado a dos personas de origen Indio en Kansas, ataques clasificados como “de odio” por las autoridades, sobre los que ahora no había comentado directamente.  También aseguró que su liderazgo busca “usar esa antorcha que está ahora en nuestras manos para iluminar el mundo”y para promover “un mensaje de unidad y fuerza”.

No obstante, una de las críticas más fuertes contra Trump ha sido su retórica divisiva y la designación de personas con ideas extremas en temas raciales y responsables de retórica antisemita, antiinmigrante y antimusulmana como Steve Bannon y a un duro antiinmigrante como Jeff Sessions a puestos claves de su gobierno.

No Comments